viernes, 30 de junio de 2017

Rosquillas a la naranja


Con esta receta participo en el Reto Tus Recetas del mes de junio. La receta que he elegido han sido estas rosquillas de Dulcinea del Toboso, que yo he adaptado a mi gusto.
Me despido del reto hasta la vuelta de las vacaciones, aunque estaré pendiente de lo que publiquéis.
Hay pocas frutas que sean tan versátiles en la cocina como la naranja. En los meses de invierno se encuentra en su punto máximo de dulzor, momento en el que resulta deliciosa como fruta de mesa o en zumo, hoy en día se mantienen disponibles durante todos los meses del año. Combina muy bien con chocolate, frutos secos y especias como la canela. Se utiliza mucho en repostería y su piel es un importante aderezo para cualquier dulce.

Ingredientes:

525 gr de harina
2 huevos
100 gr de azúcar
100 mililitros de aceite de oliva
2 naranjas
3 cucharadas de anís dulce
1/2 cucharadita de canela molida
azúcar y canela para espolvorear
un huevo para pintar

Preparación:

Rallamos las naranjas, las exprimimos y colamos el zumo.
Ponemos en un cuenco los huevos con el azúcar y los batimos con las varillas eléctricas. Añadimos el aceite de oliva, el anís, la ralladura de naranja, el zumo y la canela y mezclamos bien. Incorporamos la harina poco a poco, amasamos hasta que la masa se despegue de las manos.


Vamos cogiendo porciones de masa, más o menos del mismo tamaño, moldeamos con la palma de las manos hasta formar unos cilindros finos.


Dejamos sobre una superficie enharinada y vamos uniendo los dos extremos para ir formando las rosquillas.


Precalentar el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.
Cubrimos una bandeja de horno con papel sulfurizado y vamos colocando las rosquillas, pintamos con huevo batido y espolvoreamos con azúcar y canela.


Horneamos durante 20 minutos hasta que las veamos doradas.





jueves, 29 de junio de 2017

Cordero con maíz y champiñones


La función principal de la carne es aportar las proteínas o mas exactamente, los aminoácidos indispensables para el organismo. La composición de la carne es muy variable con relación de la especie del animal del que procede.
Se suelen dividir las carnes en blancas y rojas, las primeras tienen mucho menos tejido conjuntivo y se digieren mucho mejor. El cordero es una de mis carnes favoritas, desde una chuleta a la plancha, guisos, asados y una gran variedad de platos que podemos preparar con esta carne. Espero que os guste la receta de hoy.

Ingredientes:

8 trozos de cordero (chuletas, medina, cuello, etc)
2 cebollas
un pimiento rojo
200 gr de champiñones
40 gr de harina
un bote de maíz
sal, pimienta
150 gr de guisantes congelados
un vaso de agua
1/2 vasito de aceite de oliva
un cubito de caldo 

Preparación:

Limpiamos la carne quitándole el exceso de grasa, pelamos y picamos las cebollas, quitamos las semillas al pimiento y lo cortamos en rodajas. Lavamos los champiñones.
En una cazuela con aceite, rehogamos la carne durante 10 minutos dándole la vuelta de vez en cuando hasta que estén doradas. Sacamos y reservamos.


En el mismo aceite freímos la cebolla, el pimiento y los champiñones durante 5 minutos.


Añadimos la harina a este sofrito y rehogamos un minuto mas.
Disolvemos el cubito de caldo en el agua hirviendo y lo echamos a la cazuela junto con la carne.


Salpimentamos, tapamos la olla (rápida), y lo dejamos cocer 15 minutos. Abrimos la olla cuando se pueda y echamos los guisantes y el maíz.


Volvemos a cerrar la olla y cocemos 5 minutos mas.


domingo, 25 de junio de 2017

Flores saladas de hojaldre y cebolla caramelizada al vino tinto




El hojaldre es una pasta muy socorrida, disponiendo de ella saldremos de más de un apuro de última hora. Para esta receta, además del queso brie, he empleado la cebolla caramelizada al vino tinto que es otra de las muchas versiones de cómo se cocina la cebolla caramelizada, dándole en esta ocasión un contraste de sabores entre hojaldre, queso brie y la cebolla caramelizada, que no deja indiferente a todo aquel que las prueba.
Con esta receta participo en el reto del Asaltablog del mes de junio, el blog asaltado es El Toque de Belén, que administra Belén Delgado Pulgar, un blog fantástico al que me ha encantado asaltar.

Ingredientes para 4 personas:

Una lámina de hojaldre
100 gr de queso brie
mermelada de cebolla caramelizada al vino tinto
un huevo para pintar

Preparación:

Extendemos la masa de hojaldre y la dividimos en cuadrados de 10 centímetros, posteriormente se hacen unos cortes como a un cm del borde en las esquinas y se deja un cm en el centro sin cortar. En las fotos se aprecian muy bien los detalles. 



Vamos formando las flores, teniendo cuidado de que queden bien pegados los centros para que no se abran. Es muy entretenido, pero el resultado merece la pena. Una vez formadas las flores, ponemos en los huecos unas legumbres (para que no suba el hojaldre), y el resto de la base lo pinchamos con un tenedor.



Pintamos las flores formadas con huevo batido.
Precalentamos el horno a 200 grados.
Metemos al horno en una bandeja cubierta con papel sulfurizado y mantenemos durante 20 minutos. 



Pasado este tiempo, sacamos y rellenamos cada hueco de las flores con una cucharadita de queso brie y la mermelada de cebolla caramelizada al vino tinto. 




Apagamos el horno.
Volvemos a meter al horno y le damos otros 5 minutos de cocción con el calor residual, sacamos y dejamos enfriar.




Quedando así listas para servir.







jueves, 22 de junio de 2017

Pechugas de pollo caramelizadas con sésamo



La carne de pollo es muy frecuente encontrarla en muchos platos y preparaciones de la culinaria de todo el mundo. Su carne se considera un alimento básico y es por esta razón por la que se incluye en el índice de precios al consumo.
La carne de pollo suele ser más liviana y de mejor digestibilidad respecto a las carnes rojas. Además, posee menor contenido de purinas, las cuales son responsables de la aparición de hiperuricemia. Es por esta razón que es recomendada por médicos y nutricionistas. Se suele emplear en una gran variedad de preparaciones que van desde el asado a la parrilla (barbacoa), al horno, frito, guisado hasta la participación de su carne en la elaboración de sopas o caldos. Se puede ver su carne picada en ensaladas, sándwiches y hamburguesas (principalmente el corte llamado pechuga, ya que por sí sola posee poco sabor).

Con esta receta participo en el Reto Color y Sabor de Temporada del mes de Junio de 2017, en el apartado de salado, con semillas de sésamo.

Ingredientes para 4 personas:

5 cucharadas soperas de salsa de soja
una cucharada sopera de jengibre fresco rallado
4 cucharadas soperas de miel
1/2 cucharada sopera de cebolla en polvo o fresca rallada
1/2 cucharada sopera de ajo en polvo
4 pechugas de pollo sin piel
4 cucharadas soperas de sésamo
250 gr de hojas de ensalada
un manojo de perejil o cilantro
6 cucharadas soperas de vinagreta
un mango pelado y cortado en dados
un pepino pelado y cortado en dados
una cucharada de aceite

Preparación:

En un cuenco, mezclamos 4 cucharadas de soja con el jengibre, la miel, la cebolla y el ajo.
Ponemos las pechugas de pollo una al lado de otra en un plato y rociamos con el contenido del cuenco. Giramos varias veces para que se mezclen bien con la marinada. Cubrimos con un papel film y conservamos en el frigorífico durante 12 horas (yo las mantengo toda la noche en el frigorífico).


Encendemos el grill del horno. Escurrimos las pechugas y reservamos la marinada.
Ponemos a calentar una sartén antiadherente a fuego alto con una cucharada de aceite y doramos las pechugas un minuto por cada lado.


Apartamos del fuego, espolvoreamos la mitad del sésamo, giramos y espolvoreamos por el otro lado.


Rociamos las pechugas con la marinada y las colocamos en una fuente para horno debajo del grill, y dejamos cocer durante 15 minutos, rociando de vez en cuando con el jugo de cocción. Las sacamos del horno y dejamos enfriar.
Lavamos las hojas de ensalada. En un bol incorporamos una cucharada de soja con la vinagreta.


Cortamos las pechugas en láminas gruesas y servimos en una cama de ensalada mezclada con mango, pepino y la vinagreta aparte.




Reto Color y Sabor de Temporada

martes, 20 de junio de 2017

Wraps


Estamos a día 20 con un nuevo reto de Desafío en la Cocina, En esta ocasión nos han propuesto preparar unos Wraps.
Un wrap es una variante del taco o burrito que incluye rellenos típicos de sándwich envueltos en una tortilla, pita, lavash u otro pan plano blando. Los más populares son los rellenos de pollo, pero también los hay de carne de ternera o gambas. A la carne o marisco se añade típicamente lechuga en tiras, tomate en dados o pico de gallo, guacamole, champiñones salteados, panceta, cebollas a la parrilla, queso (como cheddar) y algún condimento, como salsa de "miel y mostaza" o ranchera. Los rellenos pueden ser muy variados, los puedes dejar a tu imaginación y el resultado seguro que será espectacular.

Ingredientes para la masa:

150 gr de harina
75 mililitros de agua templada
3 gr de sal
2 cucharadas de aceite

Ingredientes para el relleno:

2 filetes de ternera
una cucharada sopera de aceite de oliva
250 gr de queso blanco
3 cucharadas soperas de finas hierbas (cebollino, perejil y perifollo)
una cucharadita de tabasco
una lechuga pequeña
150 gr de queso holandés en lonchas
6 rabanitos cortados en rodajas
un pepino cortado en daditos
8 tomates cherry
una pizca de pimienta
1/2 cucharadita de sal

Preparación:

Para elaborar las tortitas, mezclamos la harina con la sal en un bol. Añadimos el agua y el aceite y mezclamos con una cuchara hasta que se empiece a formar una masa. Enharinamos la encimera y pasamos la masa y seguimos amasando con las manos hasta que tengamos una masa lisa. La dividimos en porciones de unos 50 gramos y le damos forma de bolita. Con un rodillo estiramos la masa hasta formar unas tortitas lo más finas posibles de unos 20 centímetros de diámetro.
Para cocinarlas, ponemos una sartén a fuego alto y vamos poniendo cada una de las tortitas de manera que cuando veamos que los bordes empiezan a levantarse, le damos la vuelta y los dejamos cocer hasta que comienzan a hincharse y le aparecen las burbujas características. Las envolvemos en un paño de cocina para que se mantengan calientes.


Ponemos a calentar a fuego vivo una sartén con el aceite y doramos los filetes de ternera por ambos lados y reservamos.
Ponemos en un cuenco el queso blanco, le añadimos 2 cucharadas de las finas hierbas, el tabasco, un poquito de sal y mezclamos todo bien con una cuchara.
Deshojamos la lechuga, la lavamos y la partimos en trozos gruesos. Cortamos los filetes en tiras.


Extendemos las tortitas y repartimos sobre ellas las hojas de lechuga, el queso con las finas hierbas, el rábano,


la ternera, las lonchas de queso, los trocitos de tomate y cuadraditos de pepino.


Rulamos y servimos.


He rellenado otros con sobrasada, queso en lonchas y cebolla caramelizada, que también estaban buenísimos.



Podemos ver todas las recetas participantes en este enlace


sábado, 17 de junio de 2017

Tarta mousse de fresa



Degustar el delicioso sabor de esta fruta, con numerosas virtudes para el organismo, suele ser sinónimo de la llegada del buen tiempo. Se calcula que con 100 gramos de fresones se satisfacen las necesidades diarias de vitamina C que precisa una persona. Además del ácido salicílico de acción anti-inflamatoria, contienen también dos poderosos antioxidantes, la provitamina A y la vitamina E.
Los meses que van de Marzo a Junio son los mejores para degustar fresones, que mezclados con zumo de naranja, resultan deliciosos y por supuesto con nata, una de las presentaciones mas tradicionales.

Ingredientes para la base:

150 gr de galletas (tipo María)
50 gr de mantequilla

Ingredientes para la crema:

400 gr de fresas
200 gr de azúcar
500 mililitros de nata
500 gr de queso para untar
50 mililitros de agua
una cucharadita de vainilla
2 sobres de gelatina en polvo neutra

Preparación:

Hidratamos la gelatina con el agua tibia. Pesamos las fresas, las limpiamos y las trituramos con el azúcar hasta conseguir un puré.
Ponemos el puré mezclado con la gelatina hidratada en un cazo a calentar a fuego lento, sin que llegue a hervir durante unos minutos, la dejamos enfriar.
Preparamos la base triturando las galletas, derritiendo la mantequilla y mezclándolo hasta que quede una masa homogénea, y con ella cubrimos el fondo del molde.
Montamos la nata bien fría con las varillas eléctricas. Cuando el puré de fresas esté casi frío, añadimos poco a poco el queso y por último la nata montada. Mezclamos todo bien con movimientos suaves y envolventes.


Vertemos la crema en el molde y guardamos en el frigorífico durante al menos un par de horas, (yo aconsejo tenerla toda la noche).





miércoles, 14 de junio de 2017

Panecillos de espelta


Siempre que veo publicaciones de pan hecho por compañer@s, les digo que es mi asignatura pendiente y que no me atrevo a hacerlo. Pero eso ha cambiado, por fin me he atrevido con unos panecillos que gracias a los consejos de Marisa, administradora de Thermofan, me he quitado esa espinita y os confieso que he quedado enganchada y que me encanta hacer pan aunque no todos me salen como desearía. Soy una panadera en prácticas y os iré poniendo aquellos que mejor me salgan.

Ingredientes:

300 gr de harina de repostería
200 gr de harina de espelta
8 gr de sal
12 gr de levadura fresca de panadero
300 mililitros de agua mineral tibia

Preparación:

Diluimos la levadura fresca en el agua tibia, mezclamos bien hasta que este totalmente disuelta.
Colocamos todos los ingredientes en un bol y amasamos hasta que se integren bien. Nos espolvoreamos las manos con harina y sacamos la masa del bol y la colocamos en un bol untado con aceite.


Espolvoreamos la masa con un poco de harina y cubrimos el bol con film y la dejamos leudar durante una hora y media. 
Pasado este tiempo la masa habrá doblado su volumen.


Espolvoreamos con harina la superficie de trabajo y ponemos encima la masa. Espolvoreamos de nuevo la masa con un poco de harina y vamos pesando y haciendo panecillos iguales. Voleamos y dejamos reposar durante 10 minutos. Vamos dando forma a los panecillos remetiendo los bordes hacia el centro de la masa, damos la vuelta y voleamos para dar la forma redonda a los panecillos.
Colocamos sobre una bandeja de horno con papel sulfurizado, poniéndolos separados entre si. Dejamos levar durante 30 minutos.


Volvemos a espolvorearlos con harina tamizada y hacemos unas incisiones en forma de cruz con unas tijeras de cocina, y si se quiere podemos añadir semillas.
Precalentar el horno a 200 grados.
Introducimos la bandeja en el horno con calor solo abajo, poniendo un recipiente con agua para que produzca vapor. A los 10 minutos, abrimos el horno para que salga todo el vapor, sacamos el recipiente con el agua y ponemos calor arriba y abajo. Horneamos 15 minutos mas, hasta que estén bien dorados. Dejar enfriar sobre una rejilla.