martes, 30 de mayo de 2017

Carrilleras de cerdo al curry


La carne tiene un papel protagonista en la mayoría de las cocinas del mundo y ha estado presente en la dieta de los humanos desde épocas prehistóricas hasta nuestros días. Las mas consumidas habitualmente son la carne de ternera, cerdo, cordero, aves y el jamón curado o cocido. Es una excelente fuente de proteínas y contiene los ocho aminoácidos esenciales para el cuerpo, además de vitaminas y minerales.
La Carrillera es un corte de carne en el cerdo  procedente de los músculos maseteros. Corresponde a las partes grasas que se encuentran a ambos lados de la cara y pertenecen a la casquería. Estas partes carnosas, en el caso del cerdo, a uno y otro lado del hocico tienen estructura gelatinosa con un tamaña que depende del animal, pero que oscilan alrededor de 200 gramos, las de cerdo ibérico son muy apreciadas en la cocina española.

Ingredientes:

8 carrilleras de cerdo
2 zanahorias picadas
3 cebollas picadas
15 gr de jengibre picado
un tallo de tomillo limonero
una rama de apio picada
5 gr de harina (una cucharada rasa)
250 mililitros de vino blanco de buena calidad
100 mililitros de leche de coco
2,5 gr de curry
un vasito de aceite de oliva virgen extra
sal
pimienta

Preparación:

Ponemos una olla con el aceite a calentar, salpimentamos las carrilleras y las marcamos en el aceite a fuego vivo. Retiramos y reservamos.


Picamos la rama de tomillo y la añadimos a la olla con el resto de verduras picadas y el jengibre, sofreímos durante 10 minutos a fuego medio.


Espolvoreamos con la harina, damos unas vueltas y añadimos el vino.



Dejamos durante un par de minutos que evapore el alcohol y añadimos el curry y las carrilleras que tenemos reservadas. Cerramos la olla rápida y cocemos durante 20 minutos.


Pasado este tiempo y cuando se pueda abrir la olla, añadimos la leche de coco, probamos de sal y pimienta, volvemos a cerrar la olla y cocemos durante 10 minutos más. (Si se cocina en una olla normal, el tiempo de cocción es de una hora y media aproximadamente y tenemos que añadirle el doble de líquidos).
Abrimos la olla, sacamos las carrilleras con cuidado de no romperlas y trituramos toda la salsa y si queremos que nos quede mas fina la pasamos por un colador.



domingo, 28 de mayo de 2017

Tosta de verduras asadas con lomo, rúcula y parmesano



Último domingo del mes de Mayo, de nuevo desvalijando la cocina de Maria Teresa, que aunque nos ha vigilado mucho, no ha podido con nosotros y hemos conseguido un buen botín, para poder participar en el reto del Asaltablog. Maria Teresa es la administradora del blog Coses&cosetes, un blog lleno de recetas sencillas y de fácil preparación.
La tosta es un tipo de sándwich que se elabora solo con una rebanada de pan. El contenido de este tosta suele ponerse apilado en la parte superior. El pan empleado suele ser de mayor consistencia que el de los sandwich. Existen muchas variantes de tostas a lo largo de las gastronomías del mundo, con diversos ingredientes. En la mayoría de los casos se trata de una mezcla de un elemento cárnico con alguna verdura. Pueden elaborarse dulces o salados. Las tostas más conocidas internacionalmente son las escandinavas danesas o suecas que se elaborar con pan casi siempre de centeno que se cubre con fiambres diversos, gambas, salmón ahumado, caviar, huevo duro, arenque, bacalao en salazón, paté de hígado y pequeñas albóndigas.

Ingredientes:

2 rebanadas de pan de pueblo
4 filetes de lomo de cerdo
400 gr de verduras (pimiento rojo, pimiento verde, tomates cherry, berenjena, calabacín, unas hojas de rúcula)
20 gr de parmesano en lascas
1/2 vasito de aceite de oliva
sal y pimienta

Preparación:

Partimos las verduras a cuadraditos y los tomates cherry por la mitad.
Ponemos una sartén a calentar con un poco de aceite, y doramos todas las verduras a fuego lento hasta que se pongan blanditas.


Salpimentamos el lomo y en otra sartén con unas gotas de aceite, lo asamos y cuando está asado lo cortamos en tiras y lo añadimos a las verduras.


Tostamos las rebanadas de pan, las cubrimos con las verduras, las hojas de rúcula  y las lascas de queso parmesano, quedando listas para tomar con una cerveza fresquita.






viernes, 26 de mayo de 2017

Pechugas de pollo al curry verde


La pechuga de pollo es una buena fuente de proteína. Es una alternativa económica y un elemento básico en la dieta de todo el mundo. De hecho, es la principal fuente mundial de proteína animal y ha sido una alternativa saludable a la carne roja. Aún así, la pechuga de pollo es la parte más magra del ave y se ha vuelto muy popular entre los atletas y la gente que simplemente va buscando opciones saludables para su dieta diaria. La pechuga de pollo contiene pequeñas cantidades de vitaminas y minerales necesarios para nuestro organismo. En la pechuga de pollo con piel o sin piel encontramos vitamina C, calcio, hierro y varios tipos diferentes de vitamina B

Ingredientes para 4 personas:

4 pechugas de pollo deshuesadas y sin piel
3 cucharadas de aceite de oliva virgen
3 cucharadas de pasta de curry verde
400 mililitros de leche de coco
100 mililitros de agua
2 puñados de guisantes congelados
2 cucharaditas de azúcar
una cucharadita de sal
una cucharada de hojas de albahaca fresca
una cucharadita de ralladura de lima
un chile rojo mediano picado
arroz basmati para acompañar

Preparación:

Calentamos el aceite en una cazuela grande y freímos la carne cortada en trozos. Cuando la tengamos toda frita la reservamos.


En el mismo aceite añadimos la pasta de curry verde.


Después vertemos la leche de coco y el agua, subimos el fuego y cuando la mezcla empiece a hervir, añadimos los trozos de pollo y dejamos hervir un par de minutos para que se mezclen bien todos los sabores.













Añadimos los guisantes y dejamos cocer durante 5 minutos, a continuación añadimos el azúcar, la sal, la ralladura de lima y las hojas de albahaca, bajamos el fuego y dejamos cocer otros 5 minutos mas. Probamos para averiguar si el sabor es el deseado, retiramos del fuego la cazuela y servimos con arroz basmati cocido.


Podemos ver el resto de recetas participantes en este reto mirando este enlace.



miércoles, 24 de mayo de 2017

Paella real


El arroz es la semilla de la planta Oryza sativa. Se trata de un cereal considerado alimento básico en muchas culturas culinarias, así como en algunas partes de América Latina. El arroz es el segundo cereal más producido en el mundo, tras el maíz. Se puede decir que el arroz es el cereal más importante en la alimentación humana y que contribuye de forma muy efectiva al aporte calórico de la dieta humana actual; es fuente de una quinta parte de las calorías consumidas en el mundo. 
En este caso en casa nos ha servido para seguir iniciando a los peques en la comida sin triturar, resulta un arroz muy suave por la incorporación de la pechuga. Estos fierecillas lo devoraron todo sin rechistar.

Ingredientes para 4 personas:

350 gr de arroz
150 gr de judías verdes
300 gr de pechuga de pollo
un litro de caldo de pollo
un tomate
una cebolla
un diente de ajo
1/2 pimiento verde
1/2 pimiento rojo
unas hebras de azafrán
50 mililitros de aceite de oliva
pimienta y sal

Preparación:

Pelar la cebolla y picarla. Lavar las judías verdes y los pimientos y cortarlos en trozos.
Pelar y rallar el tomate. Cortar las pechugas de pollo en dados.
Poner una paellera al fuego con el aceite y rehogar la cebolla con una pizca de sal y pimienta, remover.
Añadir las demás verduras y la pechuga para que se vayan dorando junto a la cebolla.









Pasados 5 minutos, incorporamos el tomate y sofreímos durante 5 minutos mas. Añadimos el arroz y rehogamos todo sin remover mucho durante un par de minutos.


Picamos el ajo y las hebras de azafrán y lo echamos junto con el caldo a la paellera y dejar cocer a fuego medio durante 20 minutos.


Retirar la paellera del fuego y dejar reposar unos 5 minutos antes de servir.




lunes, 22 de mayo de 2017

Ensalada de primavera


Los espárragos son una hortaliza verde que crece en contacto con la luz del sol, muy apreciados por su sabor, así como por su aporte vitamínico. La mejor época para degustarlos esta entre los meses de Marzo a Mayo, aunque ahora es muy común encontrar manojos de espárragos verdes en cualquier época del año. Se consumen cocidos y casan muy con salsas como la mayonesa o con una vinagreta. Se pueden cocinar a la brasa, freírse o gratinarse, resultando un excelente acompañamiento para platos elaborados de carne o pescado. Son ricos en vitaminas A, C y E, además de contener folatos (antioxidantes).
Con esta receta participo en el reto de Color y Sabor de Temporada del mes de Mayo de 2017, y me he decantado por los espárragos.

Ingredientes:

350 gr de espárragos
200 gr de judías verdes finas
300 gr de habas (frescas o congeladas)
50 gr de hojas de espinacas baby
una chalota
un chile rojo cortado fino
una cucharadita de aceite de sésamo
4 cucharadas de aceite de oliva
una cucharada de zumo de limón
una cucharada de semillas de sésamo blanco tostadas
una cucharadita de semillas de negrilla
sal

Preparación:

En una cazuela grande con agua hirviendo ponemos los espárragos cortados en trozos de 3 o 4 centímetros desechando los extremos duros y los escaldamos durante 5 minutos.
Con la ayuda de una espumadera los sacamos y los ponemos en un cuenco con agua fría con hielo.


En el mismo agua, cocemos las judías verdes limpias y troceadas y las escaldamos durante 10 minutos. Las sacamos y las ponemos también en el cuenco de los espárragos. Pasados 5 minutos, escurrimos y dejamos que se sequen.
A continuación introducimos en el mismo agua caliente las habas y las tenemos 10 minutos escaldando. Las sacamos, escurrimos y enfriamos bajo el chorro de agua fría. Quitamos la piel presionando con el dedo índice y el pulgar.
Preparamos el aliño, con el chile cortado muy menudito, el aceite de sésamo, el aceite de oliva, el zumo de limón, las semillas de sésamo, las semillas de negrilla y la sal al gusto.


Ponemos todas las verduras en una ensaladera, con la chalota cortada en rodajas finas y añadimos el resto de ingredientes con una cucharadita de sal, removemos todo con cuidado y servimos.





sábado, 20 de mayo de 2017

Flotatina de flan


Con esta receta de flotatina, participo en el reto del 5º aniversario de Desafío en la cocina.
Como día 20, nos enfrentamos al reto que si casi siempre es un desafío en toda regla, para mí éste, que al principio me pareció fácil, no lo ha sido tanto. Mi primer intento, no salió, y la puñetera flotatina no quiso flotar, y es una pena, porque el relleno era muy bueno. Lo he intentado por segunda vez a pesar de que no nos gusta la gelatina, porque no quería dejar de estar en el quinto cumpleaños. esto es lo que ha salido:

Ingredientes:

Un sobre de flan Royal
1/2 litro de leche
la corteza de medio limón
un trocito de canela en rama
1/2 litro de agua
1,5 sobres de gelatina Royal sabor fresa
unas gotas de colorante rosa


Preparación:

Preparamos un molde de silicona, rociándolo con spray.
Ponemos un cazo a calentar con la leche menos un vaso pequeño para desleír el flan con la corteza de limón y la ramita de canela. Cuando empiece a hervir, añadimos el preparado de flan, dejamos hervir durante un par de minutos sin dejar de remover y apartamos del fuego. le echamos unas gotas de colorante rosa, sacamos la ramita de canela y la corteza de limón. Vertemos en el molde, dejamos enfriar y guardamos en el frigorífico hasta que esté completamente cuajado.


Preparamos la gelatina, poniendo a hervir la mitad del agua, echamos la gelatina, disolvemos bien y añadimos el agua fría. Dejamos enfriar.










Sacamos el preparado del frigorífico y con cuidado vamos separando el relleno del molde, tanto por los bordes como en el centro. Una vez separado, vertemos la gelatina y comprobamos que el relleno flota en ella.

Volvemos a meter al frigorífico y cuando esté totalmente cuajada la gelatina desmoldamos con cuidado.



Para ver el resto de recetas participantes en este reto podemos pinchar en este enlace


viernes, 19 de mayo de 2017

Ensalada de dátiles y naranja


Hay pocas frutas que nos proporcionen tantos beneficios para la salud como la naranja y que sean tan versátiles en la cocina. La naranja se encuentra en su punto óptimo de dulzor, en los meses de invierno, momento en el que resulta deliciosa saborearla como fruta de mesa o en zumo. La naranja combina muy bien con el chocolate, frutos secos y especias como la canela y es un ingrediente muy utilizado en repostería donde, escarchada o confitada, se emplea en decoraciones y rellenos de tartas, pasteles y bizcochos.. La gran versatilidad de la naranja se pone de manifiesto en su uso en platos salados, añadiendo un contrapunto dulce en ensaladas y salsas que acompañan a platos de carne, ave o pescado.

Ingredientes:

un kgr de naranjas 
8 dátiles deshuesados y cortados por la mitad
120 gr de rábanos cortados en rodajas finas
1/2 cebolla roja pequeña cortada en aros
60 gr de rúcula
50 gr de lechuga roja rizada
15 gr de perejil picado
15 gr de menta picada

Ingredientes para el aliño:

2 cucharadas de zumo de limón
un diente de ajo chafado
una cucharadita de agua de azahar
1/2 cucharadita de canela molida
2 cucharaditas de semillas de hinojo 
5 cucharadas de aceite de oliva
sal
pimienta

Preparación:

Para preparar el aliño, mezclar el zumo de limón, el ajo machacado, el agua de azahar, la canela y las semillas de hinojo que habremos tostado en una sartén sin aceite y machacadas ligeramente en el mortero. Añadir el aceite de oliva, media cucharadita de sal y un pellizco generoso de pimienta. Seguimos batiendo hasta que quede todo bien mezclado. Reservar.


Con ayuda de un cuchillo afilado, pelamos las naranjas y las cortamos en rodajas de medio centímetro, retiramos las pepitas si las tienen.


Colocamos las naranjas con el resto de los ingredientes en una ensaladera grande poco profunda.



Removemos el aliño, lo vertemos sobre la ensalada y servimos.



miércoles, 17 de mayo de 2017

Pastel judío de manzana




Este pastel no contiene lácteos, ya que en lugar de mantequilla se prepara con aceite de oliva, se conoce con el nombre de judío, contiene una capa secreta de manzana con sabor a canela.
Dulces, ácidas o con una textura mas o menos crujiente, existen tantas variedades de manzanas que podemos disfrutar de ellas a lo largo de todo el año. El manzano es el árbol frutal mas cultivado del mundo existen entre 5000 y 20000 variedades de manzana, aunque no todas se comercializan. La manzana suele consumirse cruda como postre o tentempié. Esta fruta asada con azúcar y canela constituye un delicioso postre, al igual que las tartas, empanadillas y buñuelos que se elaboran con ellas.

Ingredientes para 8 personas:

Para las manzanas:

25 gr de azúcar
una cucharadita de canela molida
una cucharadita de extracto de vainilla
400 gr de manzanas (la mitad cortadas en rodajas y la otra mitad en dados)

Para la masa:

225 gr de azúcar
250 gr de harina tamizada
una cucharadita de levadura en polvo
una pizca de sal
150 mililitros de aceite de oliva
una cucharadita de extracto de vainilla
40 mililitros de zumo de naranja
100 mililitros de glaseado de albaricoque

Preparación:

Precalentar el horno a 180 grados.
Engrasar un molde redondo de 18/20 centímetros (yo utilizo un spray para engrasar con muy buenos resultados).
Poner en un cuenco la mitad del azúcar, de la canela y de la vainilla y mezclarlo todo con las rodajas de manzana, cubrirlo y reservarlo.
En otro cuenco repetir el proceso con los dados de manzana y la otra mitad de los ingredientes para las manzanas.










Mezclar en un cuenco el azúcar, la harina tamizada, la levadura en polvo y la sal.
Mezclar en otro cuenco el aceite, el extracto de vainilla, el zumo de naranja y los huevos con la batidora a media potencia. Verter la mezcla líquida sobre los ingredientes secos y mezclarlo todo bien.
Repartir la mitad de la masa en el molde y colocar las rodajas de manzana sobre la masa. A continuación echar la otra mitad de la masa por encima, alisar la superficie y colocar los dados de manzana por encima de manera uniforme. Cubrir el pastel con papel de aluminio y perforar en varios puntos. Dejar cocer el pastel en el horno durante una hora, retirar el papel de aluminio y dejar cocer otros 20 o 30 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro, éste, salga limpio.


Retirar el pastel del horno y dejarlo enfriar durante 10 minutos y desmoldarlo sobre una rejilla.
Preparamos el glaseado calentando la confitura de albaricoque en un cazo con un poco de agua hasta que adquiera una consistencia de almíbar. Pasamos por un colador y untar por encima el pastel.